Pero guste o no la cinta, se considere buena a secas u obra de arte, hay que reconocerle que conectó con la audiencia, y llevó masivamente a la gente a las salas de cine.

Eso no es algo pequeño, y es la causa por la que se le ha premiado, más allá de si lo merece o no.