Empecemos por el principio: Soy hombre, no soy machista y si me gustan las mujeres, pero estoy harto de que se me asocie con todo lo malo en las pel�culas, sobre todo aquellas que van sobre lo social. No se si es que soy el �nico que se da cuenta, o el �nico al que le afecta, pero para mi ser hombre no justifica ser el malo de la pel�cula, y lo que no se dice sobre el g�nero femenino es perjudicial para todos. Son pocas las pel�culas que muestran una madre irresponsable que abandona o destruye su familia... una madre borracha... una madre drogadicta... una madre que prefiere colocarse implantes de silicona antes de atender las necesidades mas elementales de sus hijos... una madre de las que abandona beb�s en cloacas o en tanques de basura... o de las que van mas all� y ahogan bebes en inodoros o en ba�eras... una de esas que vende a sus hijos... una madre que abusa f�sica, psicol�gica y cotidianamente de sus hijos/hijas... una mujer de las que se embaraza por conveniencia y luego usa la ley para extorsionar al padre y vivir de la pensi�n utilizando el feminismo como bandera... una taxista que se las ingenia para robarle unos centavos a los pasajeros a pesar de que no lo necesita para sobrevivir. Y cuando aparece una esposa infiel en una pel�cula es por amor, nunca por inter�s... si es promiscua, no es p**a, es "poliamor"... y si aparece una prostituta es "por necesidad" o porque alguien la obliga, nunca porque se trata de una mujer que le gusta la vida f�cil sin trabajar... y a la final todas se casan por amor, ninguna por conveniencia (aunque el pr�ncipe azul de la mayor�a es obligatoriamente un tipo con mucho dinero). Rara vez se muestra a una sicaria de sangre fr�a... una secuestradora de ni�os... una asesina de ni�os... una fulana famosa que de vez en cuando muestra �por accidente� alguna zona �ntima en p�blico para aparecer en las noticias... una depravada sexual... una terrorista... una mujer polic�a corrupta... una monja abusiva... una due�a de burdel... una mujer que vive de la trata de blancas... una mujer que vende o transporta drogas... una profesora que se acuesta con alumnos... una mujer que se presta para drogar j�venes con escopolamina y robarles sus pertenencias o extraerles los �rganos... una artista famosa que a pesar de ganar millones de d�lares busca la forma de esconder el dinero para no pagar impuestos... una funcionaria p�blica que abusa de su cargo... una juez corrupta... una mujer sin principios que se mete en la pol�tica con ansias de poder, para figurar en los medios y enriquecerse negociando influencias...


La lista es tan larga y tan repugnante que me parece incre�ble que aceptemos que se oculte esta cara de la realidad como algo normal y que no se mencione. Es como si en el mundo del cine estuviese prohibido hablar del tema. De a poco van saliendo algunas pel�culas que algo dejan ver como �Cafarnaum� pero cuando se trata el tema por lo general o se hace de forma superficial o puntual, es decir, o aparece ef�meramente un personaje que es as�, o toda la pel�cula gira al rededor de un solo personaje; pero en ning�n caso se muestra una sociedad enmara�ada donde todos estos personajes cohabitan camuflados y amparados en el silencio de los medios. Necesitamos sangre fresca, hay que enterrar ya a los f�siles, tienen que acabar ya con esos guiones prehist�ricos, con esas f�rmulas aburridas que se predicen desde el t�tulo, como espectadores necesitamos directores de cine con las faldas o los pantalones bien puestos como para meter el dedo en la llaga sin anestesia y destapar esa triste verdad para llamar al debate y la reflexi�n en beneficio de las generaciones futuras. No se puede cosechar lo que no se ha sembrado, o dicho en otras palabras, lo que estamos sembrando es lo que vamos a recoger. El riesgo de no hablar de esto es que al ignorarlo le estamos diciendo a las mujeres: "S�guelo haciendo porque est� bien y tienes derecho por ser mujer mientras la ley no te sancione". El cine no es solo una forma de entretenimiento, tambi�n es una herramienta muy poderosa para crear conciencia a escala global y no se necesita para ello las grandes explosiones y los efectos especiales de Hollywood.