El pasado domingo tuve la ocasión de ir a la última sesión de 35mm que hicieron en los Cinesa Bonaire, en el centro comercial del mismo nombre, pues es otro complejo que han digitalizado todas sus salas, cuando abrieron estos cines a finales de 2001 fueron un referente de innovación en los cines de la provincia de Valencia, así que tenía que aprovechar la última sesión de 35mm que tuvo lugar el pasado domingo en la sesión matinal, concretamente a las 12:15 que fue con la película Una aventura extraordinaria, si, esa película que sale Drew Barrymore basada en un hecho real en la que salvan a una familia de ballenas atrapadas, la película me sorprendió, creí que iba a ser otra peli más y me gustó bastante, una buena película familiar.

La sesión en sí estuvo animada, pues éramos unos 15 espectadores aproximadamente y de todas las edades, inevitablemente me senté en la última fila, más que nada para escuchar el ruido del proyector, por que aunque prefiera las proyecciones digitales, ese ruidito de las máquinas de 35mm tienen un toque especial; aunque en este caso si que observamos que la digitalización la han completado con cuatro proyectores digitales que se han traído de los cines que la propia Cinesa ha cerrado en Alicante, proyectores que observé colándome en sus respectivas salas antes de que comenzara la película y me di cuenta de que les habían quitado el complemento 3D que tenía en los cines de Alicante, al menos en la web de Discine especificaba que esos proyectores llevaban 3D.

El caso es que fue una buena última sesión de 35mm en ese cine, y ya van dos así en Valencia, ¿Cuál será el próximo cine en completar su digitalización?